SELECCIÓN DE AUDÍFONOS

Este proceso se lleva a cabo  mediante la realización de algunas pruebas básicas indispensables  en el diagnóstico audiológico para la selección y adaptación de prótesis auditivas, las cuales son efectuadas por cada uno de las fonoaudiólogos especialistas en sus respectivos consultorios; A continuación se describe el proceso de selección y adaptación auditiva:

Comprende una serie de pruebas diagnósticas que permiten identificar el sitio de la lesión   y grado  de la pérdida, así como la funcionalidad  de la audición del paciente  en la comprensión del lenguaje (discriminación), entre ellas se encuentran:

  • Audiometría

    La audiometría es una prueba que permite una valoración precisa de la audición, siendo vital para determinar si una persona escucha bien o no.

  • Logoaudiometría

    Permite determinar el porcentaje e intensidad de captación y discriminación (entendimiento) del lenguaje.

  • Campo Dinámico

    Permite determinar el umbral de confort y disconfort del paciente, para diagnosticar la presencia de reclutamiento parcial o total y sobre-reclutamiento.

  • Impedanciometría

    Se realiza para detectar posibles lesiones o afecciones del oído medio. Este examen determina el estado o movilidad de la membrana timpánica.

  • Potenciales Evocados

    Es especialmente útil en niños pequeños, ancianos o personas a las que no se les puede realizar una audiometría.

Una vez el fonoaudiólogo ha efectuado las pruebas diagnósticas, procede a informar al paciente de los resultados  y brinda la asesoría necesaria en la selección del modelo y amplificación  del audífono más adecuado de acuerdo a las características de la  pérdida auditiva.

Antes de iniciar cualquier procedimiento, se realiza una otoscopia con el objetivo de identificar el estado del conducto auditivo externo y la membrana timpánica, determinando si hay presencia de tapón de cerumen, cuerpo extraño y/o alguna patología en el conducto auditivo externo (CAE) y membrana timpánica. Estas pueden ser: micosis, otitis, perforaciones timpánicas, entre otras. En caso que el paciente presente alguna patología a nivel de estas estructuras, se realiza una remisión a su respectiva EPS para valoración otorrinolaringóloga.

Para una correcta evaluación audiológica es necesario tomar exámenes auditivos que nos ayudan a determinar el tipo de Audífono necesario para nuestra pérdida auditiva.

  • Audiometría: La audiometría es una prueba que permite una valoración precisa de la audición, siendo vital para determinar si una persona escucha bien o no. Aportando información adicional sobre el problema subyacente, posible causante de la pérdida auditiva. “Clic aquí para Ver Más”
  • Logoaudiometría: Es una prueba auditiva que utiliza el lenguaje como estímulo, en donde se evalúa la capacidad para escuchar y comprender las palabras. “Clic aquí para Ver Más”
  • Campo dinámico: Es una prueba que se realiza con el objetivo de identificar el umbral de confort (MCL) y el umbral de disconfort o molestia (UCL) que presenta el paciente. “Clic aquí para Ver Más” 
  • IMPEDANCIOMETRIA: Se realiza para detectar posibles lesiones o afecciones del oído medio. Este examen determina el estado o movilidad de la membrana timpánica. Se utiliza para diagnosticar detectar otitis o presencia de liquido en el oído medio o alguna masa en esta zona, o disfunción de la trompa de Eustaquio.La impedanciometría acústica permite mediar la impedancia de la estructura del oído medio, es decir, la resistencia que sus diferentes componentes oponen al estímulo sonoro, obteniéndose información sobre la presión existente en el oído medio, la integridad y la movilidad del tímpano y la continuidad de la cadena osicular, además de los mecanismos reflejos motores o neurovegetativos y el funcionamiento neurofisiológico de las vías auditivas.
  • POTENCIALES EVOCADOS: Mediante el Potencial Evocado Auditivo podemos evaluar con elevada precisión el nivel de audición. Es especialmente útil en niños pequeños, ancianos o personas a las que no se les puede realizar una audiometría. En el caso de los niños y en caso de sospecha de sordera es necesario realizar el diagnóstico lo antes posible, en una edad en la que el proceso de maduración cerebral está directamente relacionado con la adquisición del lenguaje.Además, la respuesta neurofisiológica del Potencial Evocado Auditivo aporta datos sobre la conducción del nervio auditivo, necesario para el diagnóstico de patologías en las que el nervio auditivo o la vía auditiva cerebral se encuentran afectados.

La toma de impresión es un procedimiento mediante el cual se obtiene un molde preciso del oído. Este molde se toma con una silicona de forma blanda que al combinarse de endurece, dejando una fiel copia de la forma del oído.

  • Para ver el PDF, hacer clic Aquí
  • Para ver el vídeo, hacer clic Aquí

 

 

Es el proceso mediante el cual se le hace entrega de los audífonos al paciente, se verifica que cumpla con las expectativas del paciente, se modifican los parámetros mediante el uso de un computador y se le dan instrucciones de uso y manejo.

Hacer clic Aquí para ver el PDF.

Familiarícese con su audífono. Su audiólogo le enseñará cómo usar y mantener sus audífonos. Además, practique cómo ponerse y sacarse los audífonos, ajustar el volumen, limpiarlos, cómo identificar el audífono izquierdo del derecho y cómo reemplazar las pilas.

Los audífonos pueden ser incómodos. Pregúntele al audiólogo por cuánto tiempo debe usar los audífonos durante el período de acostumbramiento. Además, pregunte cómo probarlos en aquellas situaciones en las cuales tiene problemas para escuchar, y cómo ajustar el volumen y/o programa para los sonidos que son demasiado fuertes o demasiado suaves.

Su propia voz puede sonar demasiado fuerte. Este efecto se llama de oclusión y es muy común en los nuevos usuarios de audífonos. Su audiólogo quizás pueda–o talvez no–corregir este problema; sin embargo, la mayoría de las personas se acostumbra con el transcurso del tiempo. 

Su audífono “silba”. Cuando esto sucede, es porque está experimentando retroalimentación, causada por la posición del audífono o por la acumulación de cerilla o líquido. Visite a su audiólogo para hacer ajustes. 

Usted puede oír el ruido de fondo. Recuerde que un audífono no separa los sonidos que usted quiere oír de los que usted no desea escuchar, pero también puede que exista un problema con el audífono mismo. Converse esto con su audiólogo.